Un tablero contrachapado es un tablero formado por chapas de madera unidas entre si por un adhesivo, de forma que la orientación de las fibras de una chapa con respecto a la inmediata superior o inferior forma un ángulo, generalmente, de 90º. Esta disposición entre chapas tiene la finalidad de proveer a los tableros de una buena estabilidad dimensional y una buena resistencia tanto en el sentido longitudinal como transversal del tablero. Es un tablero ligero y, a la vez, muy resistente a la carga.
El adhesivo más empleado en la fabricación de tablero contrachapado es la resina urea-formaldehído (ENCOLADO INTERIOR), ya que presenta un rápido curado y tiene la ventaja de su bajo coste. No obstante éste adhesivo presenta una desventaja a tener en cuenta ya que presenta una deficiente resistencia a la humedad.
Una alternativa muy adecuada a este tipo de adhesivos es la resina fenol-formaldehído (ENCOLADO EXTERIOR – WBP). Este adhesivo presenta unas propiedades muy buenas de resistencia a la humedad y sus emisiones de formaldehído son bajas, por lo que cumple fácilmente la normativa respecto a emisiones de este compuesto. Su principal característica es que se trata de una resina que posee color pardo rojizo, presentando sus líneas de cola este color característico. También debido a su color se pueden encontrar, en tableros formados por chapas de maderas muy porosas y colores claros, manchas debidas a la absorción del adhesivo por la chapa.
Utilizando distintas especies de maderas y los adhesivos más adecuados, nuestra gama de contrachapados ofrecen diferentes tipos de calidades, cada una de ellas pensada para responder ante las exigencias requeridas en cada uno de sus usos: exterior, interior.

0
ISO 9001 CALIDAD
0
ISO 14001 MEDIO AMBIENTE
0
FSC MADERA SOSTENIBLE
POLÍTICA